Progreso

Disfrutando de la salida del sol.

Después de unas semanas de sleep regression, parece que la tormenta ya ha pasado. Ahora estamos de vacaciones y mi marido había prometido ayudarme por las noches, bromeamos de que justo cuando estuviéramos los dos, entonces terminaría. Efectivamente.

Ya llevamos un par de noches en que duerme de 8 pm a 7 am, sólo despertándose ligeramente para hacer un par de tomas. Para cuando termina sigue durmiendo y yo también. Estoy que no me lo creo.

El gran cambio que he notado después de la sleep regression es que por primera vez se duerme solita. Me ha pasado de dejarla en la cama y mientras yo voy a ponerme el pijama y vuelvo, encontrármela dormida. Me da una ternura tremenda y la sensación de que ya es muy mayor.

Imagino que habrá noches de todo, algunas en que habrá que acunarla, otras en que no, pero lo cierto es que antes nunca había podido dormirse ella misma y lo atribuyo al fin de la sleep regression. De hecho recordemos que la sleep regression de los seis meses tiene que ver con la adquisición de fases y patrones de sueño más parecidos a los de los adultos, por lo que no me parece una idea descabellada.

Por otra parte, el baby led weaning es divertidísimo y está saliendo genial. No entiendo por qué me daba tanto miedo empezar, porque sigue mamando como una bestia. La diferencia con antes es que a las horas de comer la sentamos en la mesa en la trona y le vamos dando cositas, que disfruta enormemente. 

Hasta ahora ha probado: pan, macarrones, espaguetis, pera, plátano, pollo, brócoli, judía verde, carne de cerdo, canónigos, lechuga, endibia, calabacín y tomate.

El calabacín, el tomate y el brócoli le encantan. La carne y el pan también los rechupetea con gusto.

Y eso es todo de momento. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *